Saltar al contenido

Combatiendo la fatiga de Zoom

    Actualmente, muchas personas experimentan la “fatiga de Zoom” debido a las videoconferencias en plataformas como Google Meet, Skype, Zoom y Facetime. Este término se refiere al desgaste físico y mental provocado por las interacciones virtuales, que resultan muy exigentes para el cerebro. Los síntomas incluyen dolores de cabeza, falta de energía y concentración, irritabilidad emocional y malestares gastrointestinales.

    La comunicación humana no verbal, que incluye señales como movimientos faciales y corporales, juega un papel crucial en las conversaciones cara a cara. Sin embargo, en las videollamadas, es difícil captar estos detalles a través de una pantalla pequeña y, a menudo, apagada o distorsionada. Esto impide la transmisión natural de mensajes y respuestas emocionales, causando fatiga en los participantes.

    Las videollamadas permiten la conexión a distancia, pero limitan la observación de los movimientos corporales y centran la atención en las expresiones faciales mínimas y el contacto visual directo, lo que puede resultar incómodo y agotador. En videollamadas grupales, la situación se agrava, ya que el cerebro no puede enfocarse en múltiples personas simultáneamente, reduciendo la colaboración y aumentando la sensación de agotamiento.

    Para mitigar la fatiga de Zoom, se recomiendan las siguientes prácticas:

    • Tomar descansos cuando el contacto visual sea sofocante, apagando la cámara por 5-10 minutos para que el cerebro se recupere.
    • Realizar descansos generales con ejercicios de respiración, estiramientos, paseos o hidratación.
    • Utilizar un filtro naranja en la pantalla para reducir la fatiga visual.
    • Designar un día a la semana sin videoconferencias, sustituyéndolas por llamadas telefónicas con descansos.
    • Evitar el uso de pantalla completa para dar la impresión de mayor espacio personal.
    • Comenzar las reuniones con una breve pregunta sobre el bienestar personal de los participantes para reconectar y recuperar la confianza.

    Estas medidas pueden ayudar a reducir el desgaste y mejorar la experiencia de las videoconferencias, fomentando un entorno laboral más saludable y productivo.

    Con información de:
    National Geographic España. (2020, abril). Fatiga de Zoom pasa factura al cerebro: ¿A qué se debe? National Geographic. Recuperado de https://www.nationalgeographic.es/ciencia/2020/04/fatiga-de-zoom-pasa-factura-cerebro-que-se-debe
    La Nación. (2021, 22 de mayo). Qué es la fatiga de Zoom, por qué ocurre y cómo podemos evitarla. La Nación. Recuperado de https://www.lanacion.com.ar/tecnologia/que-es-la-fatiga-de-zoom-por-que-ocurre-y-como-podemos-evitarla-nid22052021/
    La Tercera. (2021, 19 de mayo). Ansiedad, timidez y agotamiento: Científicos advierten de las secuelas de la llamada “fatiga de Zoom”. La Tercera. Recuperado de https://www.latercera.com/que-pasa/noticia/ansiedad-timidez-y-agotamiento-cientificos-advierten-de-las-secuelas-de-la-llamada-fatiga-de-zoom/G4AT6GJYVVH7NLUEZZS6UYX5Z4/
    Observatorio de Innovación Educativa del Tecnológico de Monterrey. (2020, 28 de abril). Fatiga de Zoom: Un estudio revela por qué las videollamadas nos agotan. Observatorio de Innovación Educativa. Recuperado de https://observatorio.tec.mx/edu-news/fatiga-zoom-estudio
    MAPFRE. (s.f.). Fatiga de Zoom: Causas, síntomas y cómo combatirla. MAPFRE Salud. Recuperado de https://www.salud.mapfre.es/cuerpo-y-mente/psicologia/fatiga-zoom/

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *