Saltar al contenido

El feedback como herramienta esencial en recursos humanos.

    El término “feedback” o retroalimentación es un proceso de comunicación que consiste en expresar un punto de vista y recibir de vuelta la opinión del otro. En este proceso, se espera que la persona que escucha realice un juicio y, posiblemente, cambie o actúe en consecuencia.

    En el campo laboral, esto ocurre cuando el trabajador recibe información, pensamientos y observaciones con respecto al trabajo que realiza, con el fin de mejorar habilidades individuales o en equipo.

    Esta es una herramienta de estímulo y de perfeccionamiento personal y profesional para los empleados. Es importante señalar que la retroalimentación no debe darse en público para evitar incomodar a los trabajadores. Además, deben evitarse las críticas personales y las presiones al trabajador.

    Tipos de retroalimentación:

    Positiva: Indica que se está siguiendo el camino correcto y que los resultados son los deseados. Sirve para dar a conocer que se están alcanzando las metas y se está desempeñando un buen papel en la institución. Está centrada en fortalecer a los empleados.

    Negativa: Indica una inconformidad y muestra que no se lograron cumplir las expectativas por resultados o comportamiento. Algunos beneficios que se pueden obtener son el fomento de un ambiente de confianza y respeto mutuo, lo que a su vez motiva al empleado a mejorar y a la empresa a aumentar la calidad del trabajo y prevenir errores.

    Constructiva: Señala áreas de mejora y proporciona orientación para corregir comportamientos o habilidades en el desarrollo. Se basa en un evento que puede ayudar al trabajador a aprender y a crecer.

    La retroalimentación puede realizarse entre empleados, lo que ayuda a que no sea ofensiva ni personal. Al ser entre pares, se genera confianza y se permite que los colaboradores contribuyan a un espacio de confianza y crecimiento.

    Evitar la retroalimentación negativa trae consecuencias adversas, ya que prolonga los problemas o acciones negativas en la empresa, lo que a la larga puede generar un ambiente laboral tóxico y disminuir la rentabilidad de la empresa. Se debe ser objetivo y encontrar el momento, lugar y tono adecuados para expresar la retroalimentación negativa.

    Una retroalimentación, de cualquier tipo, si se ejecuta bien, puede ser una herramienta de gran utilidad para la empresa. Es capaz de incrementar la motivación de los empleados, fortalecer los talentos de los miembros, crear una relación más estrecha entre trabajadores y jefes y, como consecuencia, cumplir en conjunto las metas empresariales.

    Con información de:
    InboundCycle. (n.d.). Feedback positivo y negativo: 9 errores que debes evitar. Recuperado de https://www.inboundcycle.com/blog-de-inbound-marketing/feedback-positivo-y-negativo-9-errores-que-debes-evitar
    Crehana. (n.d.). Tipos de feedback. Recuperado de https://www.crehana.com/blog/feedback/tipos-de-feedback/
    Revista Economía. (n.d.). Cómo implementar una cultura de feedback en el teletrabajo. Recuperado de https://www.revistaeconomia.com/como-implementar-una-cultura-de-feedback-en-el-teletrabajo/

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *